La Política Alimentaria en Venezuela

 

Ana Felicien, Christina Schiavoni y Liccia Romero

P
ocos países y procesos políticos han sido objeto de tanto escrutinio, y a la vez tan incomprendidos, como Venezuela y la Revolución Bolivariana. Esto es particularmente cierto hoy en día, ya que los medios de comunicación internacionales pintan una imagen de absoluta devastación en el país, forjada por las políticas fallidas y la mala gestión del gobierno. Al mismo tiempo, las tres elecciones nacionales de 2017 demostraron un fuerte apoyo a la continuación de la revolución bajo su actual liderazgo. Esta aparente paradoja, se nos dice, sólo puede atribuirse a las tendencias gubernamentales de cooptación y clientelismo, junto con un cierre del espacio democrático. Estos mensajes se reproducen muchas veces, tanto en los medios de comunicación como en ciertos círculos intelectuales.

Una ventaja de la intensa atención prestada a Venezuela es que se puede identificar una narrativa recurrente, que básicamente es la siguiente. El personaje central es Hugo Chávez Frías, un líder político con mucha fuerza que disfrutó de la doble ventaja del carisma personal y de los altos precios del petróleo a lo largo de su presidencia desde 1999 hasta 2012. En 2013, Chávez murió, y al año siguiente los precios mundiales del petróleo se desplomaron. En medio de la tormenta perfecta de la pérdida de Chávez, el colapso de los precios del petróleo y las políticas equivocadas del gobierno, Venezuela se ha deslizado constantemente hacia un estado de desintegración económica y política, con alimentos y otras necesidades cada vez más escasas, lo que a su vez desencadena el descontento social cuando la gente sale a las calles. El gobierno, encabezado por el sucesor menos carismático de Chávez, Nicolás Maduro, está haciendo todo lo posible para aferrarse al poder, volviéndose cada vez más autoritario en el proceso, mientras mantiene la retórica populista de la Revolución Bolivariana de Chávez.

Sin embargo, esta narrativa dominante no capta las complejidades de lo que está sucediendo en Venezuela hoy en día. Hay agujeros significativos en el relato, que plantean preguntas importantes: ¿quién es "el pueblo" en el centro de este análisis? ¿Cuáles son, en su caso, los diferentes impactos de los desafíos actuales en los distintos sectores de la sociedad? ¿Cómo debe entenderse el Estado venezolano, y dónde y cómo figura el papel del capital? Si nos centramos en la política alimentaria como área clave en la que se desarrolla la política más amplia del país -en particular, observando la escasez y las colas de alimentos recientes, así como lo que se ha presentado como "disturbios alimentarios"- se pueden entender mejor multitud de cuestiones. Las cuestiones de raza, clase, género y geografía, a menudo ignoradas, exigen una atención especial.
 

Empezaremos por mirar al pasado para situar las tendencias actuales en su contexto adecuado. Al centrarnos en la dinámica en torno a los alimentos básicos más consumidos en Venezuela, podemos comprender la coyuntura actual, especialmente la reciente escasez de alimentos. Algunos de los principales impulsores de la escasez provienen de las fuerzas opositoras a la Revolución Bolivariana, que están ganando cada vez más terreno dentro del Estado. A continuación, discutiremos las respuestas a la escasez por parte del gobierno y de las fuerzas populares.

Pulsa aquí o en la foto para bajar el ensayo completo en archivo pdf.

 

 

item9
item1
item2
Contáctanos
Inglés
Mapa del Sitio
HomeInicioRecursosDemocracia Mejores PracticasLa Política Alimentaria en Venezuela
Información Económica Relvante para LISDINYS...
Bookmark and Share
VALORACIONES ECONÓMICAS Y DESAROLLO SOSTENIBLE