La Contrarrevolución Preventiva y el Ascenso de la Extrema Derecha en Brasil

 

Finalmente, la escoria de la sociedad burguesa forma la santa falange del orden y el héroe Crapulinski se instala en las Tullerías como "salvador de la sociedad".

-Karl Marx



Ricardo Antunes

En 1964, tras un período de intenso desarrollo capitalista que amplió significativamente el proceso de industrialización, Brasil sufrió un trauma político duradero. Políticamente incapaz de asegurar sus intereses dentro de las demarcaciones de la democracia burguesa, la clase dominante recurrió a la manu militari. Se produjo un golpe militar y la dictadura duró hasta 1985.

En 1989 se celebraron las primeras elecciones presidenciales directas desde el final de la dictadura. A principios de la década de 1990, el neoliberalismo comenzó a implantarse efectivamente en Brasil con la victoria electoral de Collor de Mello (1990-92), una especie de semi-bonaparte civil sin cualificación. Sus principales consecuencias—que, cabe señalar, se dan en todos los países en los que se instala esta nefasta ideología pragmática—fueron: el aumento de la hegemonía del capital financiero, el incremento de los beneficios y las ganancias para el capital, la expansión significativa de la privatización de las empresas estatales y el desmantelamiento casi total de los derechos y regulaciones de los trabajadores. Todo ello se tradujo en un aumento significativo de la concentración de la riqueza en el país, especialmente durante la presidencia de Fernando Henrique Cardoso (1994-2002), ya que Collor fue destituido en 1992.

En la década de 1990, Brasil vivió un proceso que he llamado de desertización neoliberal. Sus sectores productivos estatales fueron fuertemente privatizados, la legislación sobre los derechos de los trabajadores fue gradualmente desregulada y el sector financiero fue monopolizado, ampliando enormemente la hegemonía del gobierno de Cardoso en la dirección de las políticas económicas. No sólo se deconstruyó gradualmente la oposición anticapitalista, sino también el reformismo (que había surgido especialmente durante el gobierno de João Goulart, entre 1961 y 1964), que venía defendiendo reformas agrarias, urbanas y fiscales que fueron eliminadas, poco a poco, de la escena política brasileña. De este modo, el neoliberalismo se consolidó en los dos mandatos de Cardoso.

En 2002, todo apuntaba a que Brasil iba a cambiar de rumbo. Pero cuando el Partido de los Trabajadores (PT) ganó la presidencia en 2002, eligiendo a su principal líder sindical metalúrgico Luiz Inácio Lula da Silva ("Lula"), ya no era el partido que había sido. El transformismo, concepto ricamente desarrollado por Antonio Gramsci en Los Cuadernos de la Cárcel, ya había golpeado lo que había sido la característica más fuerte del partido: sus orígenes sociales populares y obreros. Esta compleja mutación fue la causa fundacional de las políticas desarrolladas por el PT durante los gobiernos de Lula (2003-11) y Dilma Rousseff, conocida simplemente como Dilma (2011-16). Pero en su raíz, sus acciones se caracterizaron mucho más por la continuación, que por la ruptura, con el neoliberalismo.

Casi treinta años después, Jair Bolsonaro asumió el papel de supuesto desvalido y, ante el desplome de los demás candidatos burgueses de centro y derecha, se convirtió en el único capaz de contrarrestar el riesgo de la "victoria del PT y los rojos." su candidatura a la presidencia encontró su momento ideal en el escenario internacional: Trump en Estados Unidos, el Brexit en el Reino Unido, el neonazismo en Alemania, Viktor Orbán en Hungría y Matteo Salvini, el todopoderoso ministro neofascista, en Italia. La lista de aberraciones perpetuadas por la derecha en todo el mundo es extensa. Entramos entonces en un nuevo ciclo de contrarrevolución que rechaza cualquier forma de conciliación. Como metáfora, puede decirse que el capitalismo de plataforma, el capitalismo de la era digital, informativa y financiera, tiene algunas similitudes con las primeras formas de capitalismo.. Parece que hay algo en común entre el capitalismo de los siglos XVI y XVIII, y el capitalismo del siglo XXI.

¿Será la izquierda capaz de modificar radicalmente el rumbo político que lleva actualmente, relegado en su mayoría a las instituciones y a las elecciones? Si a lo largo del siglo XX el epicentro de la acción de la izquierda fue la acción institucional y parlamentaria, el mayor desafío de este período se encontrará en otro lugar, en un lugar diferente del que ha dominado y agotado a la izquierda hasta ahora.18 Es imperativo volver a crear los lazos orgánicos entre los movimientos laborales y sociales, con su mosaico de múltiples herramientas y sin estructuras jerárquicas previas, tomando como punto de partida las acciones concretas de la clase trabajadora. Si estamos del lado de la razón y de la revolución,un comienzo indispensable es averiguar, de manera lukácsiana, cuáles son las cuestiones vitales de nuestro tiempo si queremos caminar juntos, solidariamente, hacia una nueva forma de vida emancipada.

Pulsa aquí o en la foto para bajar el ensayo completo en archivo pdf.

 

 

 

item9
item1
item2
Contáctanos
Inglés
Mapa del Sitio
HomeInicioRecursosInfo. econLa Contrarrevolución Preventiva y el Ascenso de la Extrema Derecha en Brasil
Información Económica Relvante para LISDINYS...
Bookmark and Share
VALORACIONES ECONÓMICAS Y DESAROLLO SOSTENIBLE