El Robo de la Naturaleza

John Bellamy Foster y Brett Clark

El capítulo sobre "Maquinaria e industria a gran escala" del primer volumen de El Capital de Karl Marx se cierra con esta afirmación: "Todo progreso en la agricultura capitalista es un progreso en el arte, no sólo de robar al trabajador, sino de robar al suelo.... La producción capitalista, por tanto, sólo desarrolla las técnicas y el grado de combinación del proceso social de producción socavando simultáneamente las fuentes originales de toda riqueza: el suelo y el trabajador." "Robar al trabajador" se refería a la teoría de la explotación, que implicaba la expropiación del trabajo excedente del trabajador por parte del capitalista. ¿Pero qué quería decir Marx con "robar el suelo"? Aquí el robo estaba relacionado con su teoría de la fractura metabólica que surge de la Extracción de guano en Perú — Foto por: Tomás Munitaexpropiación de la tierra. Como dijo antes en el mismo párrafo, "la producción capitalista... perturba la interacción metabólica entre el hombre y la tierra, es decir, impide el retorno al suelo de sus elementos constitutivos consumidos por el hombre en forma de alimento y vestido; por lo tanto, obstaculiza el funcionamiento de la eterna condición natural para la fertilidad duradera del suelo."

La misma lógica básica estaba presente en el otro famoso pasaje sobre la ruptura metabólica, al final del capítulo sobre "La génesis de la renta del suelo capitalista" en el tercer volumen de El Capital. Allí Marx se refería al "despilfarro de la vitalidad del suelo" por parte de la empresa capitalista a gran escala, generando "una grieta irreparable en el proceso interdependiente del metabolismo social, un metabolismo prescrito por las leyes naturales de la vida misma".

En ambos casos, la noción de Marx del robo del suelo está intrínsecamente relacionada con la ruptura del metabolismo entre los seres humanos y la tierra. Para llegar a la complejidad de su teoría de la ruptura metabólica, es por lo tanto útil examinar por separado las cuestiones del robo y la ruptura, viéndolas como momentos separados en un único desarrollo. La mejor manera de hacerlo es examinando cómo la crítica ecológica de Marx en este ámbito surgió en relación con la crítica previa de la agricultura industrial aportada por el célebre químico alemán Justus von Liebig. En este contexto, es especialmente importante la noción de Liebig de "sistema de robo" (Raubsystem) o "economía de robo" (Raubwirthschaft), que asoció con la alta agricultura británica.

Para Marx, al igual que para Liebig, este robo no se limitaba, por supuesto, a la naturaleza externa, ya que los seres humanos, como seres corpóreos, formaban parte de la naturaleza. La expropiación de la naturaleza en la sociedad capitalista tenía así su contrapartida, en el análisis de Marx, en la expropiación de la existencia corporal humana. El robo y la ruptura del metabolismo de la naturaleza era también un robo y una ruptura del metabolismo humano. Esto era visible en las muchas formas de trabajo en régimen de servidumbre, en las condiciones de reproducción social en el hogar patriarcal, y en los impactos físicos destructivos y la pérdida de las facultades vitales de los seres humanos individuales.

 

Pulsa aquí o en la foto para bajar el ensayo completo en archivo pdf.

 

 

 

item9
item1
item2
Contáctanos
Inglés
Mapa del Sitio
HomeInicioRecursosInfo. econEl Robo de la Naturaleza
Información Económica Relvante para LISDINYS...
Bookmark and Share
VALORACIONES ECONÓMICAS Y DESAROLLO SOSTENIBLE