Democracia, Condorcetismo y

Participación Popular

 

una estructura institucional innovadora

Andrea Surbone

E
l prólogo justo es que, siendo yo italiano y un simple observador de la realidad que me rodea, este breve ensayo sobre la democracia retoma e integra un texto concebido y escrito en 2016 para Italia, a la que también se refiere. Sin embargo, creo que la democracia es un concepto universal: aunque el contexto sea italiano, la propuesta trasciende sus fronteras. Y la aquí esbozada es una propuesta operativa; en este sentido, hechas las debidas correlaciones, puede contener ideas universalmente válidas. Sin duda, puede constituir el lienzo de la estructura institucional de una nueva sociedad. Para mí, pues, es el montaje institucional que debe acompañar a la nueva sociedad filopónica.1

Un gran legado político recorre la historia de la humanidad, la democracia; desde el núcleo ancestral de los indoeuropeos y pasando por la Atenas de Pericles, que se convirtió en su antonomasia, la democracia aparece como concepto fundacional de la sociedad. Pero, ¿qué es la democracia? O más bien: ¿pero qué democracia?

Los dos grandes contendientes actuales son la democracia representativa y la democracia directa.2 Y es importante discutir un aspecto tan técnico como la forma de la democracia porque la deriva del Antropoceno tiene como única salida una nueva forma de sociedad. Y si por un lado es cierto que el debate sobre la nueva sociedad implica más aspectos sociales, medioambientales y económicos, por otro lado es igualmente cierto que el aspecto político también es importante.

Porque está claro que el Antropoceno nos ha llevado ya más allá de los límites de la fortaleza de la Madre Tierra: urge, por tanto, imponer reglas estrictas para frenar el desbordante impacto antropogénico que nos conduce hacia una incógnita que parece ser, por desgracia, tristemente conocida.

Es en este ámbito—la imposición de límites insuperables—donde la política se vuelve fundamental. A primera vista, la forma política más adecuada para imponer reglas estrictas no es ciertamente la democracia; cualquier forma que permita un poder más centralizado—desde la elección directa del "jefe" hasta la dictadura, pasando por los diversos atributos de la "-cracia"- es más fácil que la democracia propiamente dicha.

Mi convicción, sin embargo, es que la nueva sociedad debe establecerse por deliberación, no por imposición. En este sentido, es de la democracia de lo que se ocuparán estas páginas; tratando también de superar la disputa entre democracia representativa y directa. Así, yo propugno el sistema proporcional,3 por considerarlo la máxima representación de la democracia electiva.

Pulsa aquí o en la foto para bajar el ensayo completo en archivo pdf.

 

Clicca qui o sulla foto per scaricare il saggio completo in formato pdf.

 

 

 

item1
item2
Contáctanos
Inglés
Mapa del Sitio
HomeInicioRecursosDemocracia Mejores PracticasDemocracia, Condorcetismo y Participación Popular
Información Económica Relvante para LISDINYS...
VALORACIONES ECONÓMICAS Y DESAROLLO SOSTENIBLE
item9
Bookmark and Share
item10