m1


E
n el actual paradigma centrado en el mercado, muchos programas disponibles hoy en día se especializan en el tema de RSC. Sin embargo, ninguno del que tengamos conocimiento, espera que las corporaciones compensen a todos sus trabajadores en el mundo con exactamente el mismo sentido de justicia y, por tanto, la misma vara, de tal forma que mundialmente todos los trabajadores puedan disfrutar del mismo nivel de vida, dentro de su propio entorno económico y social.

En contraste, LISDINYS hace precisamente lo opuesto. Pone al salario digno por encima de cualquier otra consideración y afirma que no puede haber grado alguno de Responsabilidad Social Corporativa aceptable sin que todos los trabajadores disfruten de un salario digno.

Nosotros planteamos nuestra misión mediante un programa que genere beneficios a largo plazo para todos: trabajadores, empresas, gobiernos y la sociedad civil. De hecho, desde una perspectiva empresarial, LISDINYS es una estrategia de inversión a largo plazo para crear un sistema de mercado global menos injusto. Por ello, la remuneración laboral justa sería esencial para reducir de forma relevante la explotación laboral y la injusticia social.

A pesar de ello, Jus semper cree que en el mejor de los casos, en el actual paradigma centrado en el mercado, se puede lograr una reducción muy limitada en la explotación laboral y, por tanto, en injusticia social, dado su su totalmente insostenible fijación en la reproducción y acumulación de capital. En consecuencia, creemos que para lograr una verdadera esfera de justicia social sostenible —donde todos los derechos humanos: sociales, económicos, civiles, políticos y ambientales sean disfrutados por todas las sociedades del mundo— tenemos que aspirar a construir un paradigma completamente diferente centrado en el bienestar de la gente y el planeta y no en el bienestar de los dueños del etos del sistema centrado en el mercado, como es hoy en día.

Para lograr esto, el “Demos" (el Pueblo) tiene que trabajar para crear un cambio radical tectónico transformador para construir el nuevo paradigma de la Gente y el Planeta para romper los grilletes que el sistema actual ha impuesto para secuestrar a la mayoría de las sociedades en el mundo. Vivimos en un etos diametralmente opuesto al etos justo y sostenible que imaginamos construir. Estamos padeciendo a gobiernos oligárquicos anclados ​​en el mercado, donde la dictadura del mercado, o mercadocracia, reina y la gran mayoría de los funcionarios electos son verdaderos representantes de los dueños del mercado, los inversores institucionales de los mercados financieros internacionales, en lugar de representantes a quienes se les otorgó el poder soberano del Demos para llevar a cabo su voluntad.

Por esta razón, si queremos aspirar a un planeta sostenible donde las futuras generaciones puedan disfrutar de una calidad de vida digna, debemos reemplazar completamente al capitalismo. El único propósito y principio del capitalismo es la reproducción, la acumulación y la maximización del capital, sin importar cualquier otra consideración y a expensas de todos los demás interesados. Huelga decir que el argumento en favor del concepto de una democracia capitalista o de un capitalismo democrático es insostenible, pues difícilmente podemos encontrar un antagonismo más directo entre la razón de ser de la democracia y la del capitalismo. La lógica subyacente detrás del capitalismo está plagada de contradicciones. Es por ello que siempre ha estado en conflicto con un etos verdaderamente democrático. No obstante, más allá de las muchas contradicciones y de nuestras creencias filosóficas, puede afirmarse como un axioma que el capitalismo es absolutamente insostenible por la simple razón de que requiere el consumo infinito de recursos en un planeta con recursos finitos. De aquí que tenemos que trascender el sistema basado en el mercado y reemplazarlo tan pronto como sea posible si aspiramos a legar a las generaciones futuras un planeta conforme a la dignidad humana. De esta forma, Jus Semper trabaja para impulsar la construcción del nuevo paradigma al proponer, e invitar a otros analistas / pensadores que comparten nuestras inquietudes, embarcarnos en un ejercicio que genere las ideas necesarias para el nuevo imaginario transformador que dé forma al paradigma de la Gente y el Planeta que tenemos que construir.

El espíritu de La Alianza Global Jus Semper está enraizado en la siguiente misión y principios:
 

Declaración de Visión

Alcanzar un etos sostenible de justicia social en el mundo, donde todas las comunidades vivan en ámbitos verdaderamente democráticos que brinden el pleno disfrute de los derechos humanos y de normas de vida sostenibles conforme a la dignidad humana.
 

Declaración de Misión

Contribuir a la generación de ideas para el imaginario transformador que daría forma al paradigma verdaderamente democrático y sostenible de la Gente y el Planeta.

Principios

Verdadera Democracia y Verdadero Sostenimiento

El nuevo paradigma de la Gente y el Planeta al que debemos aspirar está anclado en dos pilares: la verdadera democracia y el verdadera sostenimiento. La verdadera democracia requiere que el Demos esté en control permanente de la agenda pública, de modo que siempre esté en el asiento del conductor. Esto no se puede hacer bajo la llamada democracia representativa, una parodia como se practica hoy en día. El cambio radical tectónico transformador para construir el nuevo paradigma tiene que hacerse bajo la democracia directa, donde el Demos participa permanentemente en todas las áreas de la esfera pública para fijar la agenda, establecer prioridades y monitorear su ejecución —con poder de corrección— por los servidores públicos elegidos por la comunidad. El único fin de un etos realmente democrático es que las comunidades se organicen para buscar el bienestar de todos los rangos de la sociedad, con especial énfasis en los desposeídos. Si ese no es el propósito de una comunidad de personas, entonces la comunidad no es realmente el Demos, y por tanto no hay ninguna justificación para que seamos miembros de cualquier comunidad que carezca de esta razón de ser. El bienestar de una comunidad tiene que estar anclado en el pleno disfrute de todos los derechos humanos. Como parte de este imaginario, los derechos humanos son esenciales para el etos de verdadera democracia. Hasta que todos los miembros disfruten de estos derechos plenamente, no se puede lograr el bienestar de la comunidad. En consecuencia, la verdadera democracia, los derechos humanos y el bienestar están inextricablemente unidos. Uno no puede existir sin los otros.

El sostenimiento, el otro pilar del nuevo paradigma, exige que busquemos el bienestar de las comunidades proporcionando un nivel de vida digno que sea sostenible por nuestro planeta. Mantener un estilo de vida consumista, el concepto dominante actualmente del "bienestar", es completamente insostenible si queremos recuperar y preservar los recursos producidos por nuestro planeta. Nuestra huella ecológica, un importante impulsor del cambio climático, debe reducirse drásticamente hasta que lleguemos a una etapa en la que podamos alcanzar un estado estacionario que permita al planeta reponer sus recursos al mismo ritmo que los consumimos. Podemos imaginar esto como un proceso de cambio gradual pero fuerte de cambio del consumismo al sostenimiento holístico a través de un proceso de decrecimiento en todas nuestras actividades humanas. Esto disminuiría drásticamente nuestra huella ecológica al cambiar completamente nuestro sistema de valores y estilos de vida.

 

Subir



 


Visión

Misión

Principios

m2
SOBRE LAGJS: MISIÓN Y PRINCIPIOS
Contáctanos
Inglés
HomeInicioMisión y Principios
Mapa del Sitio