m1


M
uchos programas disponibles hoy en día se especializan en el tema de RSC. Sin embargo, ninguno, que tengamos conocimiento, espera que las corporaciones compensen a todos sus trabajadores en el mundo con exactamente el mismo sentido de justicia y, por tanto, la misma vara, de tal forma que mundialmente todos los trabajadores puedan disfrutar del mismo nivel de vida, dentro de su propio entorno económico y social.

En contraste, LISDINYS hace precisamente lo opuesto. Pone al salario digno por encima de cualquier otra consideración y afirma que no puede haber grado alguno de Responsabilidad Social Corporativa aceptable sin que todos los trabajadores disfruten de un salario digno.

Sin embargo,nosotros planteamos nuestra misión de una manera muy constructiva, que genere beneficios a largo plazo para todos: trabajadores, empresas, gobiernos y la sociedad civil. De hecho, desde una perspectiva empresarial, LISDINYS es una estrategia de inversión a largo plazo para crear un sistema sostenible global de mercado centrado en el bienestar de la gente y el planeta en lugar de en la ganancia per sé. Por ello, la participación laboral justa mediante el sostenimiento integral a largo plazo, y viceversa, es nuestro único argumento y la sola razón de nuestra alianza.

El espíritu de La Alianza Global Jus Semper está enraizado en la siguiente misión y principios:
 

Declaración de Visión

Lograr la justicia social en el mundo, donde todos disfrutemos de un verdadero acceso equitativo a las oportunidades de participación y trato igualitario en la participación.
 

Declaración de Misión

El único propósito de nuestra alianza es contribuir a la justicia social global mediante la creación, a nivel micro, del entorno necesario para hacer que todos los participantes de un sistema global de mercado centrado en la gente y el planeta trabajen para lograr términos equitativos de participación, de tal forma que todos los actores tengan las mismas oportunidades de vivir una vida digna y de beneficiarse de un nuevo y sostenible paradigma económico.

 

Principios

La Desigualdad Nunca es Opción Mientras que la Coexistencia sí lo es

Los valores del libre mercado no pueden prevalecer sobre los valores democráticos y solidarios porque la gente no tiene las mismas oportunidades ni compite en condiciones de igualdad. Este es el principio rector en nuestra misión. La gente no escoge las condiciones socio-económicas y políticas del lugar donde nace. Por ello, si aspiramos a la coexistencia pacífica de todas las culturas, no podemos permitir un sistema de mercado capitalista donde la supervivencia económica del "más apto" prevalezca, ya que si rechazamos la solidaridad enfrentaremos un conflicto sin tregua y nuestra destrucción. No obstante, a pesar de sus muchas imperfecciones, los mercados, bajo un genuino entorno democrático, nos da a los individuos la oportunidad de libremente desarrollar nuestros talentos y ganarnos la vida en sintonía con nuestra naturaleza. Por ello, a través del ingenio colectivo, tomar los mejores ideas sobre justicia social y de mercado arrojará un sendero balanceado hacia un desarrollo económicamente sostenible.

Subir

Redistribuir la Riqueza es la Clave de la Justicia Social y el Sostenimiento
Las corporaciones e instituciones financieras claves deben de ser influenciadas para ampliar su enfoque, para que el capital humano sea mejor valorado. Si todas las fuerzas de la sociedad se comprometieran a la redistribución de la riqueza, estaríamos disminuyendo la brecha entre ricos y pobres y generando un mercado de consumo mucho más fuerte. Pero la ideología de las TNLs, los gobiernos y las instituciones financieras está dominada por un "propio" interés cortoplacista, porque redistribuir la riqueza y crear un mercado sustancialmente mayor y lograr el sostenimiento seguramente tomará toda una generación y un compromiso sostenido.

 

Ganancias Comparativas en Costo Laboral Deben Balancearse con Ganancias Comparativas en Justicia Social
Los condicionamientos del FMI, del Banco Mundial y de los bancos regionales de desarrollo, actualmente limitados a la apertura de mercados, deben de ser ampliadas para incluir condicionamientos en función del desarrollo social, la erradicación de la pobreza y el imperio de instituciones realmente democráticas. La globalización de mercado no puede estar por encima de la globalización de la democracia participativa, el monetarismo no puede suplantar a los valores sociales. De este modo, creemos que la única solución decisiva para el desarrollo sostenible es un sistema económico equitativo que genere la redistribución de la riqueza. Pero no comenzaremos a progresar en la redistribución de la riqueza sin asegurar un ámbito democrático. Es por esto que es de extrema importancia presionar a los centros de poder y a sus instituciones financieras a extender el condicionamiento a la real democracia y la justicia social.

Evidentemente. sólo si logramos llevar al poder a verdaderos gobiernos democráticos, las sociedades civiles podremos exigir y obtener ganancias sustantivas en justicia social y redistribución de la riqueza. Por tanto, bajo la premisa de que la solidaridad, imbuida en valores democráticos, es la única forma de coexistencia estable y de progreso sostenido, debemos mudarnos del neoliberalismo a un entorno sostenible, equitativo y democrático.

Subir

Un Salario Digno es un Derecho Humano Esencial
Las sociedades no tienen viabilidad en un sistema global a menos que los individuos tengan el derecho de vivir una vida digna mediante el uso de sus aptitudes, al ganarse los medios para hacer valer este derecho por encima de toda consideración política y social. Por tanto, toda participación del factor trabajo que no provea una calidad de vida digna, explota la condición humana y viola de lleno el esencial derecho humano a disfrutar de una calidad de vida digna.

 


Visión

Misión

Principios

m2
SOBRE LAGJS: MISIÓN Y PRINCIPIOS
Contáctanos
Inglés
HomeInicioMisión y Principios
Mapa del Sitio
item26a1a
item25a1a
item24a1a
item2