Un nuevo Contrato Social para el Siglo XXI

Allen White

En 2007, el autor, consciente del abrumador poder e influencia de las corporaciones sobre las sociedades, sus gobiernos, la vida cotidiana de los ciudadanos y el sostenimiento del planeta, reflexionó sobre la necesidad de buscar un nuevo acuerdo que integre a las corporaciones al contrato social entre los ciudadanos y los gobiernos que elijan. Una década más tarde, vuelve a examinar el tema, con la convicción de que en un mundo cargado de amlias discordias en prácticamente todas las esferas de las relaciones humanas, se necesita, con mayor urgencia que nunca, un nuevo contrato social que integre a las corporaciones para moldear su influencia. White sostiene que la asimetría entre los beneficiarios y la carga de la globalización ha catalizado el creciente descontento entre los que se quedan. No obstante, siente que un nuevo contrato social tripartito, basado en un espíritu de colaboración, civilidad e inclusión, está a punto de emerger.

 

¿Es tiempo de volver a escribir el contrato social?

En medio de la valoración de BHP Billiton de las consecuencias de su esfuerzo masivo y dramáticamente exitoso para revertir la malaria en la región que rodea a su fundición de aluminio en Mozambique, el gerente general de la fundición comentó: “puede imaginarse que fue un gran desastre. No podríamos lidiar con ese nivel de ausentismo, y hubiéramos tenido más muertes. Si no tratamos la malaria, no podríamos operar.

No hace mucho, una intervención de este tipo por parte de una empresa privada en una función tradicionalmente gubernamental como la salud pública era una rareza. Hoy en día las intervenciones son cada vez más comunes, tanto en casos en que un situación de negocios es evidente (como en Mozambique) y en casos en que el componente económico no es de peso mas el componente de alta estatura moral es inequívoco.

Abundan los ejemplos de actividades corporativas que inciden en los bienes públicos: las compañías farmacéuticas que suministran medicamentos asequibles contra el VIH / SIDA para combatir la pandemia en todo el mundo; empresas de bebidas controvertidas que extraen fuentes de agua potable en la India; multinacionales que asumen el control del abasto público de agua en Bolivia; y la privatización del transporte público en el Reino Unido y de las carreteras en la India.

Pulsa aquí o en la foto para bajar el ensayo completo en archivo pdf.

 

 

El eslabón perdido:

las Corporaciones y el nuevo Contrato Social


Hace una década, en un momento de impaciencia con el progreso del movimiento empresarial sostenible, me detuve para preguntar: ¿Es hora de reescribir el contrato social? Mi respuesta: un inequívoco "Sí". ¿Por qué? Debido a que la corporación no puede ser ignorada al definir el orden social del siglo XXI en un mundo cargado de turbulencias geopolíticas, múltiples crisis ecológicas, discordia social, la cuestión de la corporación como parte del contrato social se perfila más que nunca.

Pulsa aquí o en la foto para bajar el ensayo completo en archivo pdf.

 

 

 

item8
item1
item2
Contáctanos
Inglés
Mapa del Sitio
HomeInicioRecursosDemocracia Mejores PracticasUn nuevo Contrato Social para el Siglo XXI
Democracia — Mejores Prácticas
Bookmark and Share
DEMOCRACIA – MEJORES PRÁCTICAS
item12