Rregreso a la fazenda y

BRASIL REGRESA A UN PASADO OLIGÁRQUICO

Regreso a la fazenda y al azote gaucho. — Después de Lula y de Dilma Rousseff, el poder se ha trasladado a poderosos terratenientes que hacen valer sus derechos sobre la tierra que no utilizan pero que no quieren perder, y la violencia, motivada políticamente, aumenta "

Anne Vigna

Desde que el Congreso destituyó a la presidenta Dilma Rousseff en 2016, en lo que la izquierda denominó "un golpe parlamentario", Brasil parece haberse reconectado con un pasado que muchos esperaban que estaba arrumbado en la historia. Es decir, un pasado de un país que había sido dirigido por coroneles y bandeirantes, poderosas figuras locales que utilizaron la violencia contra todos los que se les atravesaron: la izquierda, los pobres y los ocupantes "sin tierra" de las tierras no utilizadas que, según la constitución, deberían redistribuirse mediante la reforma agraria.

Brasil conmemorará el 130 aniversario de su abolición de la esclavitud el 13 de mayo, empero, un símbolo odiado de esa era, el látigo, reapareció en las pantallas de televisión cuando los terratenientes lo utilizaron el 22 de marzo contra miembros del Movimiento de los Trabajadores Sin Tierra (MST) que esperaban ver la caravana del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva. La senadora Ana Amélia Lemos, del derechista Partido Progresista, expresó su apoyo incondicional a estos auténticos gauchos que levantaron sus látigos.

Lula, quien ha estado en prisión desde el 7 de abril, pudo viajar a través de Brasil sin impedimentos durante una carrera política de más de 50 años. Pero este mes de marzo encontró bloqueos organizados por milicias armadas que usaban tractores, piedras y rifles para obstaculizar su campaña para movilizar a la oposición a su sentencia de 12 años por corrupción pasiva". La sentencia ha sido condenada no solo por la izquierda, sino también por 122 expertos legales brasileños, que han publicado artículos que sugieren que el cargo se basó más en los prejuicios del juez que en la evidencia sólida.

La investigación policial sobre los disparos efectuados contra la caravana de Lula el 27 de marzo reveló que procedían de la fazenda (plantación) de Leandro Bonotto. Desde la década de 1990, Bonotto se ha opuesto con vehemencia al MST y la recuperación de tierras por parte del Instituto Nacional para la Colonización y la Reforma Agraria (INCRA), un organismo del gobierno federal. La fuente de los disparos no fue una sorpresa: las asociaciones de grandes terratenientes abogan abiertamente por la violencia contra el MST.

Gedeão Ferreira, quien encabeza la federación de agricultura en Rio Grande do Sul, dijo cuando asumió el cargo: Vamos a enfrentarnos con el MST y el INCRA. El único objetivo de sus ocupaciones es privar a los productores rurales de sus propiedades. Ferreira negó el acceso de los funcionarios de INCRA a su propiedad y fue encarcelado en 2002 por ignorar la ley e incitar conductas delictivas. Fue liberado en 2003 por el tribunal federal regional de Porto Alegre (TRF4), el mismo organismo que condenó a Lula en apelación.

Almuerzo con los ruralistas (inserto anexo)

Un grupo de adinerados propietarios de agribiz puede hacer una política de auto enriquecimiento que afecta a millones de personas porque respaldaron el derrocamiento de Dilma Rousseff

item2
 Brasil regresa a un pasado
m1
HomeInicioRecursosActividad CorporativaBrasil regresa a un pasado oligárquico
m2
Contáctanos
Inglés
Mapa del Sitio
LISDINYS y RSC
Bookmark and Share